Tiwy.comRussianEspañolEnglish


Publicidad

Paises > Venezuela > La península de Paraguaná >


Paraguaná - Península de los Vientos

Tiwy.com, fotos por Rem Sapozhnikov (Enero 2007)

Hay en Venezuela una bella península con paisajes de mucho colorido, vientos marinos llenos de sal e infinitas playas doradas. Es la península de Paraguaná. Se encuentra a 500 kilómetros al oeste de Caracas en el Estado de Falcón. La península tiene una extensión de 60 kilómetros de norte a sur y 54 de este a oeste. Por el norte y el este, la península es bañada por el Mar Caribe; en el sur, las playas de arena de Paraguaná miran hacia el golfo de Coro, y por el oeste hacia el golfo de Venezuela

Hace muchísimos años, la península fue una isla normal y corriente, como Curazao, Aruba o Bonaire. Ahora, la antigua isla, está unida con el continente por un istmo llano y directo de 25 kilómetros y un ancho de unos 4 kilómetros. La parte occidental del istmo es de pura playa y la parte oriental tiene muchas zonas bajas de arena y lagos salados.

Para conocer Paraguaná hay que comenzar por el parque nacional Los Medanos. Es un parque de dunas movedizas. Algunas de ellas alcanzan una altura de 30 metros. Subir a la duna, escuchar su canto de arena, quemarse las plantas de los pies con las arenas ardientes y después con alegría, como desde una colina nevada, rodar cuesta abajo son impresiones imborrables de Los Medanos.

Las dunas están en ofensiva hacia la península. El camino de Coro a Punto Fijo es el que más sufre. Hace relativamente poco construyeron otras dos sendas asfaltadas en cada sentido. ¡Muy oportuno! Junto al camino, entre la arena, pueden verse partes de la antigua carretera, que prácticamente fue tragada por las dunas. Algunos “residuos”que aún se dejan ver, me recordaron mi primer viaje a la península a mediados de los años 80 del siglo pasado.

Pronto, las dunas habrán acabado de “digerir” el viejo camino y, en serio, se van a encargar del nuevo. La ofensiva de las arenas ya comenzó. La gente trata de frenar este avance con ayuda de técnica pesada. Quién vencerá: ?el hombre o la naturaleza?

También se encuentran dunas en otros lugares de la península. Las fotografías de las arenas de Paraguaná se fácil hacerlas pasar por fotografías del desierto de Sahara.

Mapa de la península de Paraguaná
desde Coro hacia
Adicora65 Km
Buchuaco67 Km
Supi73 Km
Pueblo Nuevo78 Km
Punto Fijo84 Km
Cabo San Roman98 Km

Inmediatamente después de las dunas, por toda la península y con perseverancia regular se encuentra una señal de tránsito muy interesante con un texto bastante discutible: “Burros en la vía. Los burros no piensan, pero tú sí”. Efectivamente, manadas de burros salvajes vagan por toda la península y constituyen parte inseparable de su paisaje.
 
La longitud total de la costa marítima es de 300 kilómetros. ¡Kilómetros de lujosas playas! En las zonas turísticas, las playas periódicamente son limpiadas, mientras que a lo largo del mar en las playas “salvajes” de la costa oriental, por la arena se extiende una franja interminable de variada basura. Las olas la ha devuelto a las personas como en un reproche: ¡Qué se han creído ustedes, Humanoides! El viento dispersa la basura por toda la península, tendiendo sobre los cactus pedazos de bolsas plásticas. ¡Aquí es cuando comienzas comprender las inquietudes de los ecologistas!

La única elevación de la península es el cerro de Santa Ana, cuya altura alcanza la altura de 830 metros. En 1972 el cerro de Santa Ana fue declarado monumento de la naturaleza. Cuando el tiempo está claro, desde el cerro es posible ver la isla de Aruba y otras islas próximas.

La cúspide del cerro consta de 3 picos: Buena Vista, Santa Ana y Moruy. Dos caminos conducen a ellos: al más alto de ellos, el pico Moruy y a la cúspide central, Santa Ana. El acceso a las cúspides se ha limitado en aras de proteger la naturaleza. En general es una decisión correcta, toda vez que la península está siendo desagradablemente asolada por una gran cantidad de basura, incluso en las zonas desérticas. Y en el cerro hay cosas que cuidar: al ascender a 300 metros por las pendientes del Santa Ana pueden verse plantas que en otros lugares de Venezuela se encuentran sólo a alturas superiores a ¡1000 metros!
 

Historia del descubrimiento

La península de Paraguaná fue descubierta por el navegante Alonso de Ojeda el 9 de agosto de 1499, día de San Román. Con esto se explica el nombre dado a la península como Provincia de San Román, con el cual era mencionado en todos los documentos de los colonizadores españoles y en mapas del mundo de aquellos tiempos.
Información
Alonso de Ojeda (1468-1515), navegante español, gobernador y conquistador, navegó a lo largo de las fronteras de Guyana, Venezuela, Ttrinidad Tobago, Curazao, Aruba y Colombia (por el lado del Mar Caribe). Adquirió renombre por haber dado el nombre de “Venezuela” (pequeña Venecia) a la tierra que exploró en sus primeros dos viajes. Descubrió el lago Maracaibo.

En nuestros días, se denomina San Román el cabo que es la parte más septentrional de la península y de toda la Venezuela continental. El 30 de noviembre de 1928 se puso en funcionamiento un faro en el cayo. Era una voluminosa estructura de acero que con los años la oxidación devoró. La oxidación en muy activa en estos parajes debido a la presencia de una alta concentración de salitre.

Gracias a los esfuerzos de la navegación comercial, al Sistema de Señalización Marítima de Venezuela y al apoyo amistoso del gobierno chino, en febrero del 2004 en el cayo fue construido un nuevo faro de piedra y cemento. En la cúspide de la torre de 80 metros se ha instalado una moderna lámpara que puede verse desde 25 millas (40 kilómetros). La energía para tan potente luz se obtiene por energía solar con ayuda de baterías solares de 40 Wt. cada una. Como modelo para la forma del faro de San Román se tomó el más antiguo faro de piedra del mundo que se encuentra en La Coruña, España.


En los espacios interminables de Internet hay bastantes reportajes sobre viajes por la península con “visita” obligatoria al cabo de San Román. Y es comprensible. Las personas, al arribar a zonas alejadas y desiertas de la península, se sienten viajeros descubridores. Yo me sentí precisamente así.

Cuando hace buen tiempo, lejos en el horizonte, desde el cabo puede verse la isla de Aruba, ubicada a 31 kilómetros. En las noches claras en el horizonte, como un llamado, fulguran las luces de esta isla, que goza de fama por sus confortables playas y el negocio del juego.

Por esto, si usted se encuentra en Paraguaná ¡no deje de visitar el faro San Román! Después de Piedras Negras continúe viaje por terraplén hasta Puerto Escondido desde donde ya se verá el cabo.

En el camino hacia el faro verá sin falta el barco “Denisse Marie”, encallado y ya bastante comido por el óxido. Seguramente que su capitán se las agenció para no darse cuenta del faro. O se le fue la mano con el ron venezolano “Santa Teresa”, o la tormenta fue de una fuerza colosal, como las que suelen azotar periódicamente la zona del Triángulo de las Bermudas. La armazón muda del barco irradia misterio. En el cuarto de mando del navegante, bajo la sombra de nubes que se desplazan rápidamente, da la impresión de ver las siluetas de piratas del siglo XX…

Todo esto le concede un colorido especial al viaje.

Puerto Escondido, al igual que otros poblados de la península, tiene su playa y un pequeño restaurante bastante conocido junto a la costa, donde es posible degustar langostas frescas a un precio muy aceptable.

Las Cumaraguas

La pequeña ciudad de Las Cumaraguas se encuentra en el noroeste de la península por el camino al cabo San Román.
En un kiosco junto al camino venden suvenires locales y “platos delicados”. Víctor José Álvarez, propietario del kiosco, al que le compré varios caracoles muy originales, resultó un buen interlocutor. Su carácter es un reflejo de la buena voluntad y la hospitalidad “de los peninsulares”. ¿Cómo iba a dejar de tomar una “foto como recuerdo”? Âèêòîð Õîñå Àëüâàðåñ Âèêòîð Õîñå Àëüâàðåñ
En Paraguaná hay muchos lagos salados. Junto a Las Cumaraguas hay una gran salina que sigue secándose al sol y al calor. Durante el día, cuando el sol ocupa diferentes posiciones, los lagos salados cambian de color e irradian destellos rosados o azules.

Club Hotel Medano Caribe En la misma orilla del mar se encuentran los restos de lo que otrora fuera el lujoso hotel “Club Hotel Medano Caribe” en el que descansaban magnates petroleros y gente de la casa. Pero después desaparecieron. Por lo visto, los clubes y casinos de Aruba resultaron más atractivos. El gobierno bolivariano no escatima fuerzas para desarrollar el turismo. En el Estado de Falcón se ha planificado la creación de 20 nuevos puntos de hotelería, donde confortablemente pudieran alojarse los turistas. También volverá a la vida el hotel “Medano Caribe”.

Economía y Ecología.

Planta de refinación de petróleo Cardón

En la parte suroriental de la península se encuentran las dos plantas de refinación de petróleo mayores de América Latina: Amuay y Cardón. Ambas plantas, distantes a 15 kilómetros, frecuentemente las denominan con el nombre “unificador” de: la refinería de Paraguaná. Por un oleoducto de 230 kilómetros aquí se recibe el petróleo desde los pozos en el estado de Zulia. Amuay y Cardón constituyen el apoyo principal de toda la economía del Estado de Falcón. El potencial de procesamiento de las plantas, según distintas evaluaciones, asciende desde ¡800 mil hasta 1 millón de barriles de petróleo al día! El combustible de estas plantas se destina tanto a la exportación como al mercado interno nacional del país.

Por supuesto, la “respiración” de un gigante industrial de estas proporciones se manifiesta negativamente sobre la ecología. Es por esto que si se quisiera tomar un baño o degustar pescado, yo elegiría los poblados del norte y del oriente de la península.

Como en muchas otras regiones de Venezuela, los habitantes de Paraguaná crían cabras y con su leche hacen mantequilla y quesos. Pero ?sólo Paraguaná tiene fama por sus dulces hechos con leche de cabra!

A los amantes del “shopping”, la península los atrae por su “zona de libre comercio” en Punto Fijo. No son gravados con impuestos la técnica del hogar, las bebidas alcohólicas, la ropa interior, la ropa ni el calzado. Existen facilidades especiales para los hoteles y la esfera de la alimentación. No hace falta decir que esta “zona” es, además, un apoyo significativo para el negocio turístico local.


...

En el continente latinoamericano está muy extendido el género de pintura mural, los denominados murales. En ciudades grandes y pequeñas no es raro encontrar muros de piedra y paredes de casas pintadas. Contemplar este arte popular, por lo general anónimo, da mucha satisfacción. Y aquí en Paraguaná en estos murales se halla la quintaesencia de todo lo que has podido ver durante el inolvidable viaje.

Quisiera dejar para la historia el nombre de uno de estos pintores regionales. En Paraguaná muchos murales tenían la firma de Wilmer Yajure.

Adicora y El Supi

Las playas de Paraguaná como casi todas en Venezuela no tienen rompeolas; están abiertas a todos los vientos y por esto son muy atractivas para los amantes del windsurfing y kitesurfing, así como para la práctica de velas. En este sentido Adicora resulta especialmente atractiva. Los fanáticos del windsurf vienen aquí desde todo el mundo. Y si Usted nunca ha probado aún a entregarse a la lucha contra las olas, en Adicora hay instructores que por un modesto pago les enseñarán pilotaje de altura.

En Supi la playa es de poca profundidad y está defendida por arrecifes contra olas potentes. Aquí es posible descansar en compañía de niños y amigas que no sepan nadar. En la temporada de vacaciones en estas playas “una manzana no encuentra espacio donde caer”…Pero entre temporadas en las ciudades no hay nadie y en la mayoría de las casas cuelgan melancólicos anuncios. “Se alquila”

El tiempo.

Información
Cantidad de precipitaciones – espesor en milímetros de la capa de agua que cae en forma de precipitaciones durante un tiempo determinado. A un milímetro de precipitaciones corresponde una capa de agua precipitada en proporción de 1 litro por metro cuadrado. La mayor cantidad de precipitaciones se produce en: la isla Kauai (Hawai)- 11684 mm y en Cherapunji (laderas meridionales del Himalaya) – 11633 mm. La cantidad promedio anual más baja de precipitaciones (sólo 0,8 mm) se ha registrado en el desierto de Atacama (América del Sur).

La península de Paraguaná es uno de los lugares más secos de Venezuela. Está incluida dentro de las zonas secas con precipitaciones anuales de 340,20 mm. En Paraguaná soplan fuertes vientos, cuya velocidad alcanza 35 km/h.

La mayor cantidad de precipitaciones se produce en los últimos meses del año. El “recordista” es noviembre con 83,5 mm de precipitaciones.

La temperatura media es de 27 – 28 grados Celsius.Al suroeste de la montaña de Santa Ana, la humedad se incrementa debido a los vientos alisios.





Vegetación

La vegetación en la península de Paraguaná es pobre. Especialmente crecen plantas resistentes a la sequía. En los alrededores del cerro de Santa Ana crecen azucenas, orquídeas e higueras.

Fauna.

Los principales representantes de la fauna de la península son los asnos y cabras salvajes, pequeños lagartos, escorpiones (estos últimos no los vi allá). A diferencia de los habitantes terrestres, en las aguas que rodean la península hay muchos tipos de variadas especies marinas.

Aves.

En las guías de viajes por la península se señalan muchas aves diferentes, incluyendo las de vivos y diferentes colores. Yo pude observar, además de pelícanos y gaviotas, sólo flamencos y un ave que posteriormente identifiqué como caracara.

Lago Boca de Caño

El mayor atractivo del lago Boca de Caño, que se ve desde el camino hacia El Supi, son los flamencos, como signos musicales dispersos sobre la superficie acuática.
 

Agua, arena, montaña
Esta es Paraguaná

Tiwy.com, fotos por Rem Sapozhnikov




·  Noticias  ·  Paises  ·  Sociedad y Economia  ·  OVNI  · 
 · Foro  ·  Inmuebles  · Bolsa de trabajo  · Anuncios clasificados  · Enlaces  ·

Îøèáêà çàãðóçêè äàííûõ klinks