Tiwy.com
    15 de Mayo del 2016

República Dominicana, primera etapa del experimento "Arcoiris" de EEUU en América Latina y el Caribe

República Dominicana, primera etapa del experimento "Arcoiris" de EEUU en América Latina y el Caribe

   Nil Nikandrov - http://www.strategic-culture.org
Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

   En el año 2015 la Corte Suprema de Estados Unidos emitió una decisión que marcó un hito, legalizó el matrimonio del mismo sexo en todo el país. El presidente Obama escribió en Twitter lo siguiente "Hoy hemos dado un gran paso en la marcha hacia la igualdad, las parejas homosexuales tienen derecho a casarse igual que los demás. #Lovewins".

El decreto de Obama que identifica la protección de las minorías sexuales como una prioridad en su política exterior, estipula que sus derechos sean defendidos al tiempo que ha sido enviado a todas las misiones norteamericanas en el exterior. El Secretario de Estado John Kerry, le está prestando al tema su más alta atención. Se ha creado el cargo de Enviado Especial para los Derechos Humanos de las Personas LGBT bajo su personal supervisión, al cual el diplomático homosexual norteamericano Randy Berry ha sido nombrado. El diplomático declaró que tratará de defender de manera ferviente los intereses de las personas LGBT en América Latina principalmente en los países que no son muy conocidos por su tolerancia hacia las minorías sexuales.

Uno de los primeros pasos del experimento "Arcoiris" de Obama fue el nombramiento de James "Wally" Brewster como embajador de Estados Unidos en la República Dominicana en el 2013. Debemos tener presente que Santo Domingo fue la primera ciudad en ser colonizada por la Corona Española en el Hemisferio Occidental: se trata de la sede de la primera universidad, la primera catedral y la primera fortaleza.

El pueblo de la República Dominicana, tradicionalmente conservador en todo lo relacionado con la vida familiar y la crianza de los niños, recibió la noticia del nombramiento de Brewster con indignación. El reverendo Cristóbal Cardozo, líder de la Fraternidad Evangélica Dominicana se refirió abiertamente al nombramiento del embajador homosexual como "un insulto a las buenas costumbres dominicanas". En un discurso dirigido hacia el senado dominicano el Movimiento de Izquierda Unida también expresó su preocupación ante el nombramiento. La rationale resulta obvia: la gente que envió a Brewster "no tomó en consideración las prácticas culturales y los principios religiosos del pueblo dominicano."

Antes de la partida de Brewster hacia la República Dominicana, se casó con Bob J. Satawake, un millonario agente de bienes raíces, el cual es mencionado en la prensa dominicana como el marido del embajador. Los recién casados se han dispuesto enérgicamente a fortalecer su condición de personas LGBT ante la conservadora sociedad dominicana, con especial enfoque en el trabajo con la juventud en las escuelas y en las universidades.

Sin embargo, no todas las iniciativas del embajador han resultado exitosas. El Ministerio de Turismo de la República Dominicana, por ejemplo, no aceptó la visión adelantada por la embajada norteamericana sobre turismo mercadeado para personas LGBT provenientes de Estados Unidos con una ganancia estimada de 1,5 mil millones de dólares al año.

Brewster se quejó ante algunos amigos que el pueblo dominicano no conocía las matemáticas básicas puesto que la mayoría de los turistas homosexuales se cuentan entre la gente más solvente lo cual resultaría sumamente lucrativo para la República Dominicana.

Los obispos y los curas católicos ven a Brewster como un enemigo y condenan enérgicamente el pecado de cohabitación entre personas del mismo sexo y protestan cada vez que Brewster y su marido visitan establecimientos educativos.

Las elecciones generales en la República Dominicana se llevarán a cabo el día 15 de mayo del corriente. La campaña electoral ha sido acompañada por escándalos, en el centro de los cuales está la embajada norteamericana y la USAID (Agencia para el Desarrollo Internacional). La indignación en torno a la interferencia norteamericana en el proceso electoral dominicano se ha tornado particularmente aguda, luego de las declaraciones hechas por Alexandria Panehal, Directora de la Misión de la USAID en el país. Se trata de la existencia de un fondo especial de un millón de dólares para promover programas y la ideología LGBT. Según Panehal, la embajada de Estados Unidos y la USAID están utilizando este dinero para financiar campañas de políticos dominicanos homosexuales. Por otra parte, también se anunció la creación de una Cámara de Comercio LGBT.

Los anuncios de Panehal han provocado una tormenta de protestas y de emociones anti-norteamericanas en los círculos sociales, políticos y religiosos de la República Dominicana. ¿Por qué Panehal lo hace? Después de todo, ella tiene suficiente experiencia internacional. Casi todos sus nombramientos al exterior han incluido países donde las situaciones son complejas y donde una variedad de amenazas requieren de un enfoque cauteloso. Panehal trabajó estrechamente con la CIA en el proyecto de "democratización" de Nicaragua, como también en programas para impedir la reconciliación de Honduras y estados "populistas" y entre la República de Haití y Venezuela luego del devastador terremoto que asoló Haití. Panehal participó en el intento de derrocar al presidente de Ecuador, Rafael Correa y también actuó como Sub Directora de Misión de la USAID en la Misión Regional para Ucrania, Moldavia y Bielorrusia (cargo reservado para agentes de la CIA).

Algunos analistas políticos han expresado la opinión que los representantes norteamericanos están llevando a cabo un experimento en varias etapas en la República Dominicana estudiando los niveles de "resistencia emocional y psicológica" de los dominicanos hacia técnicas que contemplan la erosión del matrimonio y la familia tradicionales. La clave fue adelantada por el propio Obama cuando en el mes de abril del 2015 planteó como uno de principales tópicos el tratamiento hacia la comunidad LGBT durante una visita oficial a Jamaica expresando su preocupación sobre el hecho que la homosexualidad es ilegal en Jamaica.

Los expertos consideran que Luis Abinader, dirigente del Partido Revolucionario Moderno, PRM es el candidato de Estados Unidos en las próximas elecciones en la República Dominicana. Abinader ha tratado de mantener quietos sus vínculos con Estados Unidos, pero en los círculos católicos se cree que Abinader llegó a un acuerdo con la embajada norteamericana para relajar un tanto la política del gobierno hacia los LGBT e introducir una enmienda en la constitución con el objeto de permitir los matrimonios del mismo sexo. El actual presidente dominicano, Danilo Medina del Partido de la Liberación Dominicana, pretende conservar su cargo y a juzgar por las encuestas, él tiene todas las posibilidades. Medina se ha referido con mesura a las teatrales piruetas del embajador norteamericano, aparentemente en la creencia que el embajador Brewster se ha comprometido tanto que ya no representa una amenaza contra los valores morales y religiosos del pueblo dominicano.

La severidad de las críticas que han estado lloviendo sobre el embajador homosexual de parte de los obispos católicos ha alcanzado su punto más alto y los representantes del Episcopado Católico no han tenido pelos en la lengua. El cardenal Jesús López Rodríguez de setenta y cinco años de edad de manera abierta se ha referido de modo ofensivo sobre el embajador y ha sugerido que se dedique más bien a "las labores del hogar" puesto que él es la esposa de un hombre.

En respuesta a críticas provenientes de Estados Unidos acerca de su intolerancia, el cardenal dijo respecto a la cuestión de los LGBT que él siempre ha mantenido la misma posición y ha expresado sus opiniones de manera abierta y que no tiene ninguna intención de cambiarlas. Como era de esperar, el embajador Brewster está movilizando a la comunidad LGBT local para lanzar una ofensiva contra "los círculos católicos reaccionarios". La meta inmediata sería el retiro del cardenal López Rodríguez.

Al mismo tiempo, la embajada de Estados Unidos está haciendo todo lo que está a su alcance para asegurar la más amplia presencia posible de activistas LGBT abiertos y encubiertos en las instituciones legislativas y ejecutivas del país. Las elecciones del mes de mayo demostrarán si los conspiradores homosexuales norteamericanos tendrán éxito en implementar el plan de Obama para la República Dominicana –convertirla en una reserva natural para los turistas LGBT y un bastión para la penetración de la ideología LGBT en otros países del Caribe y de América Latina.