Dan paraguayos último adiós a Roa Bastos

3 de Mayo de 2005
El escritor paraguayo Augusto Roa Bastos falleció a los 87 años y es el máximo exponente literario de este país. Las honras fúnebres por el escritor finalizaron en Asunción después de tres días de velatorio, durante los cuales los paraguayos pudieron rendir honores al más destacado exponente de la cultura de su país.

En los actos del último día, que tuvieron lugar en una carpa flanqueada por militares en traje de gala frente a la Casa de la Cultura de El Cabildo, autoridades y amigos personales leyeron discursos en los que ensalzaron las virtudes y el legado dejado por el Premio Cervantes 1989 al acervo de Paraguay.

El acto fue cerrado por su hija Mirtha, que agradeció las muestras de afecto, especialmente de los jóvenes, recibidas tras el fallecimiento de Roa Bastos.

"Hoy estamos contentos porque sentimos que se cumplió su deseo: está con los jóvenes y los jóvenes están con él. Tuvimos el enorme privilegio de ser sus hijos ahora Augusto Roa Bastos es de todos", dijo la hija de Roa.

El coche fúnebre partió escoltado por una larga caravana de vehículos a la que se incorporaron incluso camiones de bomberos y decenas de niños hicieron un cordón para acompañar en distintos tramos su recorrido hasta el Memorial del Parque Serenidad, lugar donde el cuerpo era cremado.

Augusto Roa Bastos dejó en una computadora dos obras nuevas que incluso ya tenían títulos, reveló uno de sus hijos.

Carlos Roa Mascheroni en declaraciones a la prensa mencionó que los libros Un país detrás de la lluvia y Metaforismos fueron los últimos escritos por su padre.

Allegados al escritor comentaron que Un país detrás de la lluvia es una novela y Metaforismos , un estudio profundo de raíces lingüísticas hispanas, pero que su contenido se mantiene aún secreto.

En La Habana, Cuba, el presidente Fidel Castro calificó de "figura excepcional" de las letras y de "amigo leal y entrañable" al fallecido escritor paraguayo Augusto Roa Bastos, al recordar la visita que hizo a ese país el autor de Yo, El Supremo.
Compartir