84 Años del Ché

Humberto A. Zavala //Aporrea.org
14 de Junio de 2012
84 Años del Ché
Ernesto ‘Che’ Guevara es una actitud hacia la vida. Es el accionar de un hombre ante un presente constreñido, pletórico de vicisitudes, una afrenta a la quietud, al conformismo tiránico de nuestra sociedad.
Hoy, en su Aniversario 84, retomamos la misma idea para honrar la memoria del Guerrillero Heroico (tan pisoteada hoy día por la nueva tendencia oportunista), para alentar a los explotados que hoy luchan activa, efectiva y revolucionariamente contra la inercia, el oportunismo (de sus dirigentes) y el oprobio (de los explotadores).

* * * *

LO PRIMERO FUE LA ACCIÓN

Reivindicamos del Che su cualidad de comunista empedernido, el vigor que imprime a las situaciones más adversas, ésa energía que despunta y se empina en las condiciones más difíciles, ésa fuerza de su ejemplo que desgaja con violencia la lisonjera excusa y la traición a los principios revolucionarios.

Reivindicamos del Che su cualidad de militante de vanguardia revolucionaria, de antorcha llameante iluminando las luchas de los pueblos de todo el mundo, su cualidad de internacionalista. Reivindicamos al Che como hombre de acción, que comprendió que “sólo los pueblos se liberan a sí mismos”, pero que a su vez requieren ser dirigidos revolucionariamente; él comprendió la relación dialéctica existente entre el papel de las masas, del partido (la dirección) y de la personalidad en la historia al decir: “Los hombres del Partido deben tomar esa tarea entre las manos y buscar el logro del objetivo principal: educar al pueblo”, A esta tarea consagró su vida; no hay mejor forma de reivindicarlo, que emular su ejemplo:

El camino es largo y lleno de dificultades... A veces, por extraviar la ruta, hay que retroceder; otras, por caminar demasiado aprisa, nos separamos de las masas; en ocasiones, por hacerlo lentamente, sentimos el aliento temprano de los que nos pisan los talones. En nuestra ambición de revolucionarios tratamos de caminar tan aprisa como sea posible, abriendo caminos, pero sabemos que tenemos que nutrirnos de la masa y que ésta sólo podrá avanzar más rápido si la alentamos con nuestro ejemplo. (“El Socialismo y el Hombre en Cuba”. 1965)

Dar el ejemplo es la actitud de todo verdadero materialista aplicado al acto de la enseñanza y la educación revolucionaria. Los grandes maestros de la sociología científica del materialismo dialéctico comprendieron muy bien que si ellos mismos no se multiplicaban en millones, si no democratizaban sus saberes, sus limitaciones y sus desaciertos, la educación revolucionaria de las masas sería tarea imposible; sólo interesa al oportunismo (blanquista) velar a las masas sus saberes, limitaciones y desaciertos.

MARX Y ENGELS

“Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos sólo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente”

LENIN

“No debemos ocultar nuestros errores ante el enemigo. Quien tema esto no es revolucionario. Por el contrario, si declaramos abiertamente a los obreros: ‘Si hemos cometido errores’, esto significará que en adelante no han de repetirse tales errores y que sabremos elegir mejor el momento”

CHE

“No podemos recurrir al método de esconder nuestros desaciertos para que no los vean. Eso no sería honrado ni sería revolucionario.

De nuestros errores se aprende también. De nuestros errores aprenderán los compañeros de América y de otros países…”

EL HOMBRE NUEVO

El hombre nuevo, el hombre del siglo XXI era para el Che, ése hombre nacido en la vieja sociedad y en constante conflicto con ella.

El desarrollo del Hombre Nuevo (Leninista y Guevariano) se da dentro de una atmósfera contradictoria, entre la antinomia de una tentativa social para dosificarlo y un espíritu irreverente por zafarse del proceso individualizador que ejercen los mecanismos socializadores del sistema.

El Hombre Nuevo es el hombre de vanguardia. Es el hombre que vive dentro de la vieja sociedad y a ésta declara una guerra a muerte; es el hombre que sabe que el aprendizaje es un acontecimiento social, que todo saber viene de la acción, y que por ende, tiene la responsabilidad social de educar revolucionariamente a los hombres viejos para transformarlos. El Hombre Nuevo es por excelencia político, toma partido contra las viejas concepciones, contra las doctrinas retrógradas, contra sus insuflaciones nocivas en las nuevas doctrinas conquistadas: Es el hombre que se prepara para preparar la revolución, es el hombre comunista.

El Hombre Nuevo no es de ningún modo aquel que pretende “mejorar” la vieja sociedad, él se propone sepultarla para siempre. El Hombre Nuevo es Radical. Desgaja la vieja sociedad y lucha por situarla en el Basurero de la Historia. Lucha contra las relaciones de explotación del capitalismo (Propiedad Privada, Economía Mercantil y la División del Trabajo) y contra su viejo Estado (la súper-estructura ideológica), creado para salvaguardar la sociedad que le funge de base. El Che convino con Marx en que “La mercancía es la célula económica de la sociedad capitalista, mientras exista sus efectos se harán sentir en la organización de la producción y por ende en la conciencia”.

El Hombre Nuevo en el Siglo XXI sigue siendo, como en siglos pasados, una lágrima en medio del océano. Su nacimiento en masa sigue abortado y/o entorpecido por muchos hombres viejos, hombres de 6000 años, explotadores y oportunistas. Son ellos los verdaderos asesinos del Che, quienes hicieron su agosto con su nombre, quienes le ocultaron y le siguen ocultando su pensamiento a los pueblos.

¿Cuál asesino es peor: quien disparó contra tu cuerpo herido o quien tu pensamiento engavetó…? ¿El miserable guardia emborrachado o el cobarde en su impúdico buró?

¿Quién te mató Guevara en tu estatura, o mejor dicho aún, quién lo intentó…?

(Vicente Feliú)

EL GUERRILLERO HEROICO

Reivindicamos del Che su cualidad de Guerrillero, de Guerrillero en Mayúscula, de Guerrillero en voz alta. Lo reivindicamos porque es referente de la defensa de la Lucha Armada a escala Planetaria. Hasta hoy, único medio para la conquista de la Dictadura del Proletariado y del Campesinado Revolucionario; el Poder Político en manos del pueblo: La única y verdadera Democracia.

Quien haga apología del Che obviando este elemento, está velando no menos que su esencia más prístina y revolucionaria. Hoy día muchos de los que se guindan de sus barbas enlodan su cualidad de guerrillero. Arremeten contra la lucha armada de nuestros hermanos tanto en la prédica como en el propio acto de encarcelar y entregar guerrilleros a sus propios sepultureros.

Además, denostar la lucha armada, denostar el armamento general de todo el pueblo (tanto armamento teórico, como armamento militar) es luchar abiertamente contra el Socialismo, es luchar contra la Dictadura del Proletariado, afianzando la vieja y caduca Dictadura del Capital.

El verdadero Hombre Nuevo del Siglo XXI sólo conoce un método para la victoria del Socialismo: ¡luchar hasta vencer!

POR EL ESTABLECIMIENTO DE LA DICTADURA DEMOCRÁTICA DEL PROLETARIADO Y DEL CAMPESINADO REVOLUCIONARIO: HASTA LA VICTORIA SOCIALISTA.

(*)Insurgencia Proletaria. ©

Churuguara, 14 – 06 – 2012.
Compartir