Violeta del Carmen Parra Sandoval. Folclorista de lo humano y lo divino.

Página 3 de 4
Material desde LA TERCERA, Figuras de la Historia de Chile
15 de Octubre de 1999
Primeros premios

En 1942, Violeta Parra gano su primer premio en Santiago, por cantar canciones españolas con su hermana Marta. Entre sus cantos populares predilectos se destacaban, ademas, farucas, pasodobles, valses peruanos, tonadas, entre otras, tipicos estilos folcloricos.

"Encuentro folclore en todas partes... hasta en la Plaza de Armas. Las cabezas blancas me orientan; donde veo una cabeza blanca, me acerco y empiezo a preguntar", decia ella.

Primeros discos

En 1952, Violeta escribio Por Que los Pobres No Tienen. En 1954 obtuvo el premio Caupolican al mejor interprete. En 1960 grabo esta cancion en Buenos Aires, pero fue prohibida su difusion, debido al compromiso politico manifiesto en su contenido. En Europa grabo otros discos.

Estilo propio

Los temas populares y los problemas sociales fueron una constante en las canciones de Violeta Parra. Y aunque su participacion politica no consistio en una militancia partidista destacada, se la ha caracterizado como "la voz de los marginados".

Ademas del interes por cantar, desarrollo la necesidad de rescatar el folclore chileno caracteristico de los campos. Paulatinamente, comenzo a investigar el folclore y a reunir la informacion necesaria para difundirlo. A partir de la decada que comenzo en 1950, este trabajo se profundizo. Por medio de visitas, de casa en casa, Violeta recolecto informacion, rearmando las tradiciones culturales del canto chileno.

Sus viajes

Los premios que Violeta recibía, la motivaron a realizar su primer viaje a Europa. En 1954 fue invitada al Congreso de la Juventud en Varsovia, Polonia, como intérprete de la música e investigadora del folclore chileno.

El viaje se prolongó por más de un año. Recorrió Inglaterra, Italia, Checoslovaquia, Unión Soviética y Francia. Tras enterarse del fallecimiento de su hija Rosita, volvió a Chile y se sumergió en el trabajo. En 1959 se instaló en Concepción, formando parte del Museo del Folclore organizado por la Universidad de Concepción.

Durante los años 60, Violeta tuvo una gran actividad musical, artística y cultural. Viajó por Latinoamérica y Europa, fue invitada al Festival de la Juventud en Finlandia. En Francia, grabó discos, y expuso sus pinturas en el Museo del Louvre, en 1964.
Compartir