Familia de Gladys Marín, la presidenta del Partido Comunista de Chile, admite que su mejoría es improbable

9 de Febrero de 2005
Gladys Marín (foto desde www.fapi.cl)
Álvaro Muñoz, hijo del presidenta del Partido Comunista (PC), Gladys Marín, admitió que su madre no tiene ninguna posibilidad de mejoría de su crítico estado de salud, que la mantiene postrada.
"Yo no soy dado a creer en los milagros, no los descarto tampoco. Pero, en este caso, que hemos vivido diariamente, por el desarrollo del tumor cerebral cancerígeno que tiene, no prefiero pensar en esas posibilidades... Clínicamente no hay ninguna posibilidad de revertir el cuadro", comentó a El Mercurio de Valparaíso.

Muñoz Marín, de 31 años y profesor de educación física es el menor de los hijos de líder comunista, pasa junto a ella duros momentos familiares, mientras ésta se encuentra postrada en su casa, ubicada en el sector Las Perdices, de La Florida, en Santiago.
La dirigente de izquierda está con "la tranquilidad de la gente que la quiere y la respeta. Y eso es sin dolor". Por fortuna, aunque no se puede mover, aún está consciente. "Aún" porque a medida que el tumor vaya creciendo, le van a ir disminuyendo sus funciones.
Quien concurre hasta su casa todos los días, no sólo con objeto de interiorizarse de su estado, sino que también para ver que no falte nada, señala que ella reconoce a quien se le acerca. "Se le habla y mira. Ése es el grado de contacto que tenemos. Más no hay", confesó.
Álvaro Muñoz dijo que no hay ninguna posibilidad de que su madre vuelva a Cuba, “aunque seríamos los más felices de que ella volviera". Asimismo, reveló que el presidente de ese país, Fidel Castro, “está permanente preguntando, así como la embajada cubana en Chile".
Finalmente, agradeció “el apoyo y la preocupación transversal, de todos los sectores”, lo cual calificó como “un reconocimiento a su coherencia política durante todo el tiempo que estuvo activa en la política chilena".

Junto a Marín permanece también el neurólogo Eduardo Larraechea -quien le detectó el tumor en octubre del 2003-, además de un equipo de profesionales, y la doctora internista Pabla Fuentes. (“El Mostrador”)
Compartir