Chávez niega apoyo a grupos violentos en América Latina

10 de Diciembre de 2000
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, negó el jueves versiones de que haya apoyado a grupos violentos en América latina, atribuidas a un alto funcionario de Washington a quien llamó "agitador internacional".

El mandatario, un militar retirado de ideas de izquierda, denunció una campaña internacional para desprestigiarlo y desvalorizar la "revolución bolivariana" que lidera en el tercer exportador mundial de crudos.

En declaraciones citadas por el diario estadounidense Miami Herald, el subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, Peter Romero, declaró que "hay indicios de que el gobierno de Chávez ha apoyado a movimientos indígenas violentos en Bolivia" y que en Ecuador "había apoyo para militares golpistas".

Sin embargo, Chávez enfatizó que "no estoy ni estaré apoyando ningún movimiento, ni político partidista, ni mucho menos armado o violento en ningún país del mundo". Agregó que Romero es "un agitador internacional y lamento muchísimo que un gobierno como el gobierno de Estados Unidos tenga un agitador internacional como alto funcionario".

"Ojalá que el nuevo gobierno rectifique en estas cosas y no tenga agitadores y engañadores de oficio como altos funcionarios", comentó en una maratoniana videoconferencia de prensa de casi cuatro horas transmitida conjuntamente en Caracas, Bogotá, Sao Paulo y Washington.

Informó que espera una aclaración del gobierno de Estados Unidos, la cual ofreció la embajadora de ese país en Venezuela, Donna Hrinak, después de que Chávez le pidiera explicación sobre las declaraciones de Romero.

De hecho, el gobierno de Estados Unidos dijo que se alegraba de que los informes sobre el presunto apoyo de Venezuela a grupos violentos en Bolivia y Ecuador no sean ciertos.

"El gobierno venezolano dijo que los informes no son correctos y estamos muy contentos de saber que no son correctos", señaló en Washington el portavoz del Departamento de Estado, Philip Reeker, aclarando que las declaraciones de Romero se referían a informes ajenos, que no eran del gobierno estadounidense.

Para el mandatario venezolano, "la información del Miami Herald forma parte de la misma campaña internacional que estoy denunciando contra el gobierno que presido y para tratar de alterar las relaciones entre nuestros países". (CNN)
Compartir