Matar a Chávez sería ilegal, afirma EU

24 de Agosto de 2005
Pat Robertson en una cena el pasado 30 de abril con el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. (AFP)
El gobierno de Estados Unidos se distanció ayer de la petición "impropia" del conocido predicador evangelista Pat Robertson para que sea asesinado el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, lo que ha tensado aún más los nexos bilaterales. Tanto el Departamento de Estado como el de Defensa insistieron en que esa sugerencia viola las leyes de EU.

"Pat Robertson es un ciudadano privado y sus opiniones no representan la política de EU. No compartimos su punto de vista y sus comentarios son inadecuados", dijo el vocero del Departamento de Estado, Sean Mc Cormack. Además señaló que las acusaciones venezolanas de que EU planea acciones hostiles contra el gobierno de ese país carecen "completamente de fundamento".

Así respondió McCormack a los comentarios del predicador evangelista y fundador de la Coalición Cristiana de EU en su programa televisivo The 700 Club , en el que dijo que Chávez se ha convertido "en un peligroso enemigo" que puede dañar a EU porque desea hacer de Venezuela "una plataforma de infiltración comunista y extremismo musulmán" en el continente.

"No necesitamos otra guerra de 200 mil millones de dólares para deshacernos de un dictador de mano dura. Es más fácil que algunos operativos encubiertos realicen ese trabajo y salir de eso", añadió.

El embajador de Venezuela en EU, Bernardo Álvarez, demandó que el gobierno estadounidense condene las declaraciones de Robertson, que califico como "un acto terrorista". Robertson "no es un individuo cualquiera", subrayó Álvarez, quien dijo haber recibido "miles de mensajes" de apoyo a Venezuela, pero afirmó que no había tenido contacto con funcionarios de EU.

El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, dijo ayer en una rueda de prensa que EU "no hace ese tipo de cosas", como la sugerida por Robertson, porque los asesinatos políticos violan las leyes del país.
Mientras, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, señaló que le tenían sin cuidado las amenazas del predicador evangélico estadounidense. Desde La Habana, el mandatario indicó que "nos cuidaremos cuando haya que cuidarse".

(“El Universal”, México)
Compartir